Justicia Social en la OCDE

Publicada en Publicada en Buen gobierno, Buenas prácticas, Ética empresarial, Ética Política, Felicidad, Filosofía, Liderazgo, Responsabilidad Empresarial, Sostenibilidad

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE en sus siglas en español) acaba de publicar el informe Social_Justice en el que realiza una compración entre los países integrantes de la organización, considerando los siguientes aspectos:

  • Prevención de la pobreza
  • Acceso a la educación
  • Inclusión en el mercado laboral
  • Cohesión social y no discriminación
  • Salud
  • Justicia intergeneracional

Según recogen las conclusiones del informe:

La justicia social ha pasado a ser mucho más que un concepto. De hecho, la sostenibilidad de un mercado socialmente responsable y económicamente sostenible depende de la medida en que se define la justicia social en términos operativos y a través de medidas concretas y regulaciones.

El informe parte de la base de que una sociedad ha de ser capaz de garantizar a todos sus miembros una auténtica igualdad de oportunidades para la “realización” a través de inversiones específicas en el desarrollo de las capacidades individuales. Además, hay áreas de especial incumbencia de los Estados, tales como la prevención efectiva de la pobreza, la provisión de igualdad de oportunidades de acceso a la educación y el empleo, la prevención de toda forma de discriminación, el fomento de la igualdad de trato, etc.

Intelligence & Capital News Report en su artículo menciona que “se ha de lograr un equilibrio entre los poderes públicos y los actores de la sociedad civil. Por ello, la OCDE hace público su “Índice de Justicia” que sirve como guía para los Estados en este sentido.  Según las conclusiones que se extraen de su estudio, los estados de bienestar del norte de Europa son- en su mayoría- capaces de proporcionar un mayor nivel de satisfacción a los indicadores- igualdad de oportunidades, acceso al empleo, etc- que se recogen en el informe.

Aspectos como la igualdad de oportunidades o la participación equitativa constituyen, como recuerda el documento, factores más allá de la ética o la obligación social, entrando ya en el campo de los derechos fundamentales. Parece entonces que la sociedad requiere de un amplio consenso en un marco normativo y conceptual en el que los valores tales como la solidaridad, la responsabilidad social y el bien común sean apreciados. Los actores políticos – como los ciudadanos – han de actuar para defender los principios de una manera sostenible y socialmente justa, de modo que la fortaleza económica y la justicia social no se socaven sino que se complementen.

Así las cosas, conceptos como justicia social, sostenibilidad y bienestar se combinan y se alían. La propia OCDE, muy en la línea del controvertido informe de Stiglitz y Amartya Sen, opina que el PIB no es válido para medir el bienestar de los ciudadanos y se ha lanzado a la búsqueda de nuevos indicadores. Se trata de conseguir finalmente un equilibrio entre indicadores macroeconómicos y otros más sutiles y menos cuantificables para dar una idea correcta de los índices de bienestar de un país. ”

Los países que integran la OCDE son:

 

 

 

Australia

Austria

Belgium

Canada

Chile

Czech
Republic

Denmark

Estonia

Finland

France

Germany

Greece

Hungary

Iceland

Ireland

Israel

Italy

Japan

Korea

Luxembourg

Mexico

Netherlands

New Zealand

Norway

Poland

Portugal

Slovak Republic

Slovenia

Spain

Sweden

Switzerland

Turkey

United
Kingdom

United
States

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *