Política y felicidad

Publicada en Publicada en Buenas prácticas, Ética Política, Felicidad

El diario ABC recoge en un artículo una iniciativa de un alcalde de una pequeña localidad italiana de crear una concejalía de felicidad, con el ánimo de instaurar el optimismo y animar a la búsqueda de la felicidad

“lo primero que hice al tomar posesión fue pedir a todos los dependientes del ayuntamiento que fueran gentiles y amables, que facilitaran y aligeraran las prácticas burocráticas a los ciudadanos, que no perdieran la sonrisa y que enriquecieran con iniciativas simpáticas y alegres la vida del pueblo”

“aprovechamos cualquier oportunidad o fiesta para dar una alegría y felicidad al pueblo. Hemos hecho un convenio con los restaurantes para que a los ancianos les cueste menos la comida. Organizamos fiestas y reuniones, en la que yo mismo canto y toco la guitarra “

Quizá podemos tildar esta iniciativa como naif, pero es evidente la necesidad de recuperar la búsqueda del bien común y la felicidad. Si toda pretensión humana es pretensión de felicidad, ¿por que no nos hacemos entre todos una vida más simpática y agradable?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *