Discurso de un padre, de un Rey.

Publicada en Publicada en Buenas prácticas, Ética empresarial, Ética General, Ética Política

Me ha llamado la atención el discurso de su majestad el Rey Felipe VI en la entrega del Toisón de Oro a la pricesa Leonor en el día de su 50 cumpleaños.

Es una propuesta con una profunda carga ética, de virtudes, de responsabilidad, de generosidad, magananimidad y entrega.

He entresacado los siguientes párrafos del discurso, no tienen desperdicio.

“Deberás respetar a los demás, sus ideas y creencias; y amarás la cultura, las artes y las ciencias, pues ellas nos dan la mejor dimensión humana para ser mejores y ayudar a progresar a nuestra sociedad. Te guiarás permanentemente por la Constitución, cumpliéndola y observándola; servirás a España con humildad y consciente de tu posición institucional; y harás tuyas todas las preocupaciones y las alegrías, todos los anhelos y los sentimientos de los españoles”

“Recibir este Toisón implica para ti unas responsabilidades especiales, que habrás de asumir inspirada por los valores e ideales más profundos; valores que deberás albergar y fortalecer día a día en tu corazón. Porque tus acciones -todas- deberán guiarse por el mayor sentido de la dignidad y la ejemplaridad, por la honestidad y la integridad, por la capacidad de renuncia y de sacrificio, por el permanente espíritu de superación, y por tu entrega sin reservas a tu país y a tu pueblo.”

“Deberás respetar a los demás, sus ideas y creencias; y amarás la cultura, las artes y las ciencias, pues ellas nos dan la mejor dimensión humana para ser mejores y ayudar a progresar a nuestra sociedad. Te guiarás permanentemente por la Constitución, cumpliéndola y observándola; servirás a España con humildad y consciente de tu posición institucional; y harás tuyas todas las preocupaciones y las alegrías, todos los anhelos y los sentimientos de los españoles.”

“Sé que hoy te pueden parecer muchas exigencias y muchas responsabilidades, todas importantes y difíciles, pero debes saber que tendrás el apoyo de muchas personas que quieren lo mejor para España, para la Corona y para ti. Tu familia estará siempre a tu lado: especialmente tu madre y también Sofía, que estarán contigo apoyándote; también tus abuelos; y por supuesto yo, tu padre, que sabes que confío en ti plenamente y que me siento enormemente orgulloso de haberte entregado esta mañana el Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro.”

Si trascendemos del plano del legado histórico de la Corona, y lo leemos en clave de una conversación de un padre a una hija ¿no podríamos trasladarlo a nuestros deseos y anhelos más profundos de ayudar a nuestros hijos?

Mi querido hijo, mi querida hija:

mi deseo para tí es que te guíes por el mayor sentido de la dignidad y la ejemplaridad, por la honestidad y la integridad, por la capacidad de renuncia y de sacrificio, por el permanente espíritu de superación, y por tu entrega sin reservas a  la sociedad en la que vives en particular y a la humanidad en general, respetando a los demás, sus ideas y creencias, amando la cultura, las artes y las ciencias, guiándote por las normas y las leyes, sirviendo con humildad y consciente del papel que tienes en la sociedad, haciendo tuyas sus preocupaciones y alegrías, anhelos y sentimientos. 

Sé que parece mucho, pero tendrás mi apoyo y el de todas las personas que te quieren. Tu familia siempre estará a tu lado. Confío plenamente en tí y me siento orgulloso.

Te quiero hijo mío, te quiero hija mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *